Fatys

febrero 20, 2009

Regreso a la infancia

Filed under: Música,Reflexiones — Faty @ 8:00 am
Tags: , ,

 portadananas1

Cuántas veces pensamos en nuestra niñez…, cuánto en nuestros años vividos…, recordando cosas del ayer…, canciones, juegos, risas…, y en numerosas ocasiones queremos rescatarlas.

Recientemente, entre los niños que han llegado a mi entorno cercano, más los que estoy en espera de que lleguen  ;-), hacen traer quizás con más frecuencia determinados recuerdos a mi memoria.

En esta ocasión…, me refiero a las nanas. Recuerdo cómo me encantaba que mi madre o mi abuela me cantasen a la hora de dormir…, y no estoy hablando de tan tan pequeña, eh? (aunque realmente tampoco recuerdo cuál fue la última vez…)

Me situaban de lado en la cama y me mecían un poco y, mientras, me cantaban algunas canciones que por lo visto yo pedía. Las he estado buscando y la verdad que se ve que en mi casa les hicieron algunas adaptaciones…  🙂

Una de ellas era de “No te mires en el río” de Concha Piquer que me la acortaban un poco:

En Sevilla hay una casa, y en la casa una ventana 
y en la ventana una niña que las rosas envidiaban. 
Por la noche, con la luna, en el río se miraba, 
¡Ay corasón, que bonita es mi novia! 
¡Ay corasón, asomá a la ventana! 

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! no te mires en el río 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! que me hases padesé, 
porque tengo, niña, selos d’él. 

Quiéreme tú. ¡Ay! quiéreme tú bien mío. 
Quiéreme tú, niña de mi corazón. 
Matarile, rile, rilerón. 
De la Feria de sevilla él le trajo una alianza, 
gargantillas de corales y unos sarsillos de plata. 
Y paresía una reina asomada a la ventana 
¡Ay corasón, le desía su novio! 
¡Ay corasón, al mirarla tan guapa! 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! no te mires en el río 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! que me hases padesé, 
porque tengo, niña, selos d’él. 
Quiéreme tú.  ¡Ay! quiéreme tú bien mío. 
Quiéreme tú, niña de mi corazón. 
Matarile, rile, rilerón. 
Una noche de verano cuando la luna asomaba, 
vino a buscarla su novio y no estaba en la ventana. 
Que la vió muerta en el río y que el agua la llevaba 
¡Ay corasón, paresía una rosa! 
¡Ay corasón, una rosa muy blanca! 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! cómo se la lleva el río 
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! lástima de mi queré, 
con rasón tenía selos d’él. 
¡Ay, que doló, que dolor del amor mío 
¡Ay, que doló, mare de mi corasón! 
Matarile, rile, rilerón.

 

Y la otra es una canción popular:

(versión oficial)

Estando un marinerito ramiré (bis) , en su divina fragata ramiré, pom pom porompompom, en su divina fragata.

 Al tiempo de echar la vela ramiré (bis), el marinero fue al agua ramiré, pom pom porompompom, el marinero fue al agua.

 Se le presenta el demonio ramiré (bis), diciéndole estas palabras ramiré, pom pom porompompom, diciéndole estas palabras.

 ¿Que me das marinerito? ramiré (bis), si te saco de estas aguas ramiré, pom pom porompompom, si te saco de estas aguas.

 

 Por allí viene mi barco ramiré (bis), cargado de oro y plata ramiré, pom pom porompompom, cargado de oro y plata.

 

Yo no quiero tus riquezas ramiré (bis), yo lo que quiero es tu alma ramiré, pom pom porompompom, yo lo que quiero es tu alma.

 

Mi alma es para mi Dios ramiré (bis), que me la tiene prestada ramiré, pom pom porompompom, que me la tiene prestada.

 

El corazón “pa” María ramiré (bis), “pa” María Inmaculada ramiré, pom pom porompompom, pa María Inmaculada.

 

Y el cuerpo para los peces ramiré (bis), que están debajo del agua ramiré, pom pom porompompom, que están debajo del agua.

 

Y aquí se acaba la historia ramiré (bis), y el marinero fue al agua ramiré, pom pom porompompom, y el marinero fue al agua.”

 

(versión familiar)

Estando un marinerito, en su divina fragata…, al tiempo de echar la vela, se cayó el marino al agua.

Se le presenta el demonio, diciéndole estas palabras…, ¿qué me das marinerito, si te saco de las aguas?

Te doy mis tres navíos, cargados de oro y plata…, a mi mujer por esposa y mis hijas por esclava.

 

No quiero tus tres navíos cargados de oro y plata…, ni tu mujer por esposa, ni tus hijas por esclava.

 

Yo quiero que cuando te mueras…, a mí me entregues tu alma.

 

Mi alma no te la doy, porque a Dios la tengo guardada, y el corazón “pa” María, “pa” María soberana.

 

La Virgen tendió su manto y lo sacó de las aguas…, y el demonio enfadado…, de los pelos se tiraba…

 

La verdad que no sé por qué me gustaba esta canción…, porque siempre he pensado que el marino era un cab*** por querer entregar a toda su familia (que encima vaya casualidad…, todas mujeres)…, con tal que el demonio le sacase de las aguas. (podría también parafrasear y filosofear…, pero no es el momento ni lugar  ;-))

Y encima…, voy yo y se la canto el otro día a una sobrinilla…, jejeje…, bueno…, que se vaya enterando de las cosas desde chica, jejeje.

Bueno, espero que os haya gustado este back’s to 80’s  🙂

Anuncios

8 comentarios »

  1. Yo no recuerdo que me cantaran nanas cuando era pequeña, pero yo si que suelo cantárselas a mis sobrinos, y espero que algún día pueda cantárselas a mis hijos 🙂

    Una vez mi tia me contó que estaba durmiendo a uno de sus nietos y como tardaba mucho en dormirse y ya no se sabía más canciones, se puso a rezar el Padre Nuestro, y el crío abrió los ojos y dijo: abuelita esa no me gusta 🙂

    Comentario por M. Superiora — febrero 21, 2009 @ 2:29 pm

  2. Lo que pasa es que la letra no es asi sino de esta otyra forma

    Mi alma se la entrego a dios
    mi cuerpo al agua salada
    y mi mujer y mis hijos
    a la virgen soberana…

    Comentario por diogenes — septiembre 26, 2009 @ 4:03 am

  3. La escuché estas navidades en la comida del trabajo y me encantó. A ver que os parece esta reconstrucción complementando las tres versiones:

    “Estando un marinerito ramiré (bis), en su divina fragata ramiré, pom pom porompompom, en su divina fragata.

    Al tiempo de echar la vela ramiré (bis), el marinero fue al agua ramiré, pom pom porompompom, el marinero fue al agua.

    Se le presenta el demonio ramiré (bis), diciéndole estas palabras ramiré, pom pom porompompom, diciéndole estas palabras.

    ¿Que me das marinerito? ramiré (bis), si te saco de estas aguas ramiré, pom pom porompompom, si te saco de estas aguas.

    Por allí viene mi barco ramiré (bis), cargado de oro y de plata ramiré, pom pom porompompom, cargado de oro y de plata.

    Yo no quiero tus riquezas ramiré (bis), yo lo que quiero es tu alma ramiré, pom pom porompompom, yo lo que quiero es tu alma.

    Mi alma no te la doy ramiré (bis), porque la tengo prestada ramiré, pom pom porompompom, porque la tengo prestada.

    Mi alma la entrego a Dios ramiré (bis), el cuerpo al agua salada ramiré, pom pom porompompom, el cuerpo al agua salada.

    Y mi mujer y mis hijos ramiré (bis), a María Inmaculada ramiré, pom pom porompompom, a María Inmaculada.

    La Virgen tendió su manto ramiré (bis) y lo sacó de las aguas ramiré, pom pom porompompom, y lo sacó de las aguas.

    Y el demonio enfadado ramiré (bis) de los pelos se tiraba ramiré, pom pom porompompom, de los pelos se tiraba”.

    Comentario por Emilio Alegre — enero 23, 2010 @ 12:23 am

  4. La cancion que yo recuerdo que me cantaban era asi:

    Entre San Juan y San Pedro
    hicieron un barco de oro
    el barco era de oro
    y sus navíos de acero
    Una noche muy oscura
    cayó un marinero al agua
    se le presentó el demonio
    diciéndole estas palabras

    que me darás marinero
    si yo te saco del agua
    – yo te daré mis navíos
    mi oro y toda mi plata
    – yo no quiero tus navíos
    ni tu oro ni tu plata
    yo quiero que cuando mueras
    a mi me entregues el alma
    – el alma la entrego a Dios
    el cuerpo al agua salada
    mis hijos y mi mujer
    a la virgen soberana.

    Saludos

    Comentario por Cesar — octubre 8, 2010 @ 9:01 pm

  5. Esta versión queda más bonita. 🙂

    Gracias por compartirla.

    Comentario por Faty — octubre 13, 2010 @ 8:55 am

  6. mi version favorita para el final de la cancion del marinero siempre ha sido y siempre sera la siguiente: “mi alma le doy a Dios, mi cuerpo al agua salada, y el corazon que me queda, a la Virgen Soberana. Y a ti demonio de miercoles, te entrego toda mi caca!!! xD”

    Comentario por diana — enero 24, 2011 @ 7:38 pm

  7. Yo no la recordaba muy bien y le dije hace poco a mi mamá que me la cantara nuevamente y como cuando niño me puso el ojo Remy. Solo varía un poco de una version arriba.

    Un dia San Juan y San Pedro
    hicieron un barco nuevo
    el barco era de oro
    y las orillas de acero
    En una noche serena
    cayó un marinero al agua,
    se le presentó el demonio
    diciéndole estas palabras:

    -que me darás marinero
    si yo te saco del agua?
    – yo te daré mi barquilla
    pues no tengo oro ni plata
    – yo no quiero tu barquilla
    ni quiero oro ni plata,
    yo quiero que cuando mueras
    a mi me entregues el alma.
    – el alma a Dios se la entrego
    el cuerpo al agua salada
    y el corazón que me queda
    a la virgen soberana.

    Comentario por Gabino — mayo 11, 2011 @ 4:38 pm

  8. gabino, esta es la version que yo recuerdo, gracias por ponerla

    Comentario por juan — julio 22, 2011 @ 8:41 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: