Fatys

mayo 6, 2009

Mirando al mar desde el norte de África (parte I)

Filed under: Marruecos,Viajes — Faty @ 10:08 pm

Ésta es la historia de cinco mujeres (sin punto com, aunque bien podríamos ser sus protagonistas) de viaje por el norte de África…, concretamente, en el noreste de Marruecos.

A través de diferentes post, expondré algunas de las anécdotas, algunas claves para viajar, y algunas referencias en base a las experiencias vividas, y a ser posible y me dejáis, algunas recomendaciones.

Todo empezó un perfecto puente de Mayo…,

dscn9030

cinco amigas nos embarcábamos en esta aventura desde Sevilla a Algeciras para tomar el barco destino a Ceuta.

dscn9029

Cruzar la frontera con Ceuta tiene su historia. Debes pasarla a pie, y entre la dejadez que hay, las alambradas, las miradas…, pareciera que estás entrando en un campo de concentración…, a Dios gracias, salvando las distancias.

Te puedes encontrar a personas del país vecino queriéndote entregar, a cambio de dinero por supuesto, los papeles que has de rellenar y entregar en la frontera que obviamente son gratuitos, pero bueno…, ellos por intentarlo que no quede.

Ciertamente es un país con menos recursos económicos que nosotros, pero saben negociar perfectamente, saben que pueden sacarte más dinero y que aún así lo vas a aceptar y saben tocar tu fibra sensible para conseguir que les des algo de dinero que realmente para tí pueda ser relativamente insignificante, pero para ellos es bastante.

Una vez que atravesamos la frontera, nos encaminamos hacia donde se encuentran los taxis esperando. Suelen estar distribuidos en hileras según a dónde quieras ir. No todos hablan castellano con buena claridad, pero entre inglés y francés te puedes defender y entender con ellos. Tienen gran facilidad para los idiomas, no obstante, conocen al menos el español básico para poder negociar.

Cuando llegas a los taxis hay como un “negociador maestro” que se lleva una comisión por gestionar al cliente. En nuestro caso, nos dirigíamos a Weslao (Oued Laou). Como llegamos de noche…, no tengo imágenes sobre la carretera a la ida. El caso es que por llevarnos a Weslao nos querían cobrar 500 dirhams, algo menos de 50€. Como los taxis son de 7 plazas, cabíamos todas juntas en el mismo, eso sí, 4 atrás algo espachurradas, y yo, que me tocó ir delante, lo cual, estuvo bien, pues soy incapaz de dormir en un coche en general, en ese coche en concreto, en un país diferente, tal como era la carretera y el taxista que “simulaba” no saber mucho español junto a otras anécdotas, está claro que menos aún iba siquiera a pestañear.

Nosotras finalmente conseguimos el taxi por 450 dirhams y nos montamos contentas de ir llegando a nuestro destino. Por si no lo sabéis, en Marruecos hay 2 horas menos respecto a la hora española, aunque también como estábamos al este anochece antes.

Nuestro taxista, cuando comenzábamos nuestro recorrido, casi sin mediar palabra, se paró junto a una comisaría (bueno, no sé si allí se llaman igual, jeje), nosotras nos quedamos algo asombradas y atónitas, pero medio con la tranquilidad que estaba la policía delante, nos pidió un pasaporte. Se lo entregamos y entró en dicha comisaría. Nosotras en el taxi comenzamos nuestras especulaciones, sobre todo, porque nuestra querida Xund-Xund ya había estado en otras ocasiones y era la primera vez que se lo pedían. Cuando volvió el taxista, nos comentó que tenía que hacerlo porque iba a usar la autovía. Más tarde, pudimos constatar con otra persona marroquí amigo de Xund-Xund que esto efectivamente era así, que se supone que es por la seguridad de los pasajeros, saber en qué taxi van y a dónde se dirigían. 🙂  Uf, menos mal.

Quizás estamos acostumbrados a pensar mal, a ser más precavidos de la cuenta, y cosas que no nos suenan del todo normales encienden nuestras alertas para quizás poner el collar antes que el perro, pero bueno…, nunca está de más intentar adelantarse a algunos acontecimientos para vértelas venir.

Nuestro particular taxista, al poco tiempo, también se paró en una gasolinera y nos chapurreó que iba a rellenar la rueda de repuesto…, ¿de repuesto? Bueno, vale, será por si pincha, que la de repuesto esté en óptimas condiciones…, o al menos, en lo que ellos puedan considerar como óptimo, porque el taxi…., entre que las puertas cerraban mal, no tenían seguro, algunas no se podían abrir desde dentro, no tenían manivela para bajar las ventanillas…, en fin…, al menos son coches que han aguantado, aguantan y aguantarán todavía una gran tirada. Por lo general son Mercedes de por lo menos 20 años o más y aún duran a pesar de los terrenos por los que se ven obligados a circular.

De nuestra odisea en la gasolinera, al poco de retomar el camino, nos pregunta si tenemos “puritos”. Yo, ilusa, quería pensar que se refería a que si teníamos cigarros porque nos habría visto a alguna fumar. No obstante, le dijimos que no. Entonces, al pasar por una zona, se pone a pitar, para el coche y se baja. ¿Qué ha pasado? ¿Qué le pica ahora? – nos preguntábamos. Veo salir de un callejón a otro vestido de negro y nuestro taxista le paga a cambio de…, sí, porros, no quiero ni saber de qué, pero bueno, tras esa parada…, retomamos por fin nuestro camino.

Como hilo musical sonaba una canción árabe y ‘rise up‘…, alguna que otra canción árabe…, y otra vez rise up…, jejeje.

 

Aprendí que hay una nueva forma de conducir, pero que no pienso poner en práctica. Se trata de ir apoyado en el cristal de la izquierda y con la mano izquierda medio colgando rozando sólo un poco el volante, y la derecha sólo para las marchas. Agradecí y eché de menos las normas de circulación que afortunadamente tenemos en España. Imaginaos a una persona medio fumá, dejada caer del cristal, bache tras bache, curva tras curva, subiendo por la ladera de una montaña, sin quitamiedos ni ningún mecanismo de seguridad en los márgenes de la carretera…, obviamente…, para no perderle la pista.

Incluso llegamos a una parte en la que la policía paró el vehículo para hacer algunas comprobaciones y por las luces, el campo y demás parecieran extraterrestres sacados de “Encuentros en la tercera fase”, aunque más bien nos habíamos quedado en la primera, jajaja.

Al rato, medio me pregunta si mis amigas van dormidas y yo diciendo NONONONO, y me da por mirar para atrás…., y anda que no, jajaja, pero bueno, eso parece que le hizo romper el hielo para preguntar “can i make a enjoy?” (bueno, esto es lo que yo entiendo, claro, jeje). Le digo que no lo entiendo, pero me repite la misma frase, pero el gesto de las manos era la de liarse un porro….., ¡conduciendo!, ¿qué me estás contando? Vamos que todas (ya habían despertado) le dijimos que no, que no podía ni hacerse un porro ni fumarlo en el taxi, y encima pregunta que por qué (todo esto en medio  inglés) a lo que le dije que porque estábamos cansadas, mareos,… Bueno…, parece que le valió la respuesta…

La verdad que yo cada vez que avanzábamos, el pensar que ese hombre tenía que volver otra vez por ese camino, solo, a esas horas, tó fumao, con los precipicios…, vamos…, las carnes de gallina!!

Menos mal que ya llegábamos a nuestro destino no sin un último sobresalto cuando le indicamos que parase en el margen izquierdo de la carretera, y casi pensábamos que iba a seguir por el precipicio…, pero afortunadamente…, todo quedó en un susto…

Por fin llegamos a casa, con ganas de descansar y de comenzar a ver todo aquello…, así que si no os habéis aburrido demasiado y os apetece…, estad atentos al siguiente capítulo.  🙂

4 comentarios »

  1. Jajajaja, si,si… que¡casi!pensábamos que caíamos por el precipicio… Aún no sé cómo seguimos vivas. ¡¡¡qué manera de despertarse!!!!!!!

    Comentario por Xund-Xund — mayo 6, 2009 @ 11:57 pm

  2. […] Mirando al mar desde el norte de África (parte II) Archivado en: Marruecos, Viajes — Faty @ 8:59 pm Continuamos nuestro viaje por tierras árabes tras haber conseguido llegar a Weslao, tal y como comentaba en el post anterior. […]

    Pingback por Mirando al mar desde el norte de África (parte II) « Fatys — mayo 10, 2009 @ 9:00 pm

  3. Ays, que divertido, pero vamos, yo habría fumado por la descojonera, que miedorrrrrrrrr, de todas formas, me habría apuntado!!!

    Comentario por maruja de pro — mayo 11, 2009 @ 5:34 pm

  4. Guau…. 5-chichas.ma 😉
    Me encanta veros disfrutar de la vida.
    Por cierto, seguramente tu taxista hablaba de un tal “joy”, que hacía volar a Ketama en su canción de Agustito.

    Un besote.

    P.D. Tienes algo que leer en http://fewibef.wordpress.com/2009/05/26/en-agradecimiento-premio-no-me-olvides/ O:-)

    Comentario por fewibef — mayo 25, 2009 @ 11:40 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: